HISTORIAS COTIDIANAS

Hay comentarios y actitudes que menosprecian, aíslan y lastiman

Casi siempre está ahí, en tu día a día, puede presentarse en tu lugar de trabajo, cuando te estás tomando el café con un colega, cuando vas al mercado, en la escuela de tus hijas e hijos, en el lugar al que vas a bailar o a relajarte con tus amigas o amigos, en la universidad, en la fondita, en el cine… sí, la discriminación es parte de nuestra vida cotidiana pero pocas veces nos damos cuenta.

Quizás en este momento estés dudando un poco, pero mira: en 2017 el INEGI realizó una encuesta sobre discriminación en donde el 51.3% de las mujeres y el 56.5% de los hombres encuestados indicaron que fueron discriminadas y discriminados por su apariencia física.

¿Y esto qué quiere decir? Pues significa que alguien en algún momento les hizo un comentario, mala cara, les rechazó, les aisló o incluso hasta les golpeó solamente por su color de piel, peso, estatura, forma de vestir o arreglo personal. ¿Te maginas? Y ese, es sólo UNO de los tantos motivos por los que las personas discriminan ya que también lo hacen por tener creencias distintas, una discapacidad o diferente orientación sexual.

Frases como: “pareces delincuente con esos tatuajes”, “aquí no puedes entrar vestido así”, “esta no es una tienda para las de tu talla”, “eres una india o indio”, “los pobres son pobres porque quieren”, “todos los jóvenes son irresponsables”, “no hablamos con amanerados“, “trabaja como negro”, “ve la edad que tiene, ya no va a rendir”, “vente para acá porque quién sabe qué mañas tenga ese” o “las mujeres nunca debieron salir de la cocina”; aunque no se ve, discriminan y excluyen por lo que pueden llegar a violentar los derechos de las personas, como la igualdad, la libertad de expresión, el empleo, la educación o la alimentación.

Cuando decimos algo parecido a las frases anteriores, generalmente no somos conscientes de que estamos discriminando porque son tan comunes que las normalizamos pero éstas están llenas de prejuicios (y menosprecio en algunos casos), lo que termina desgastando nuestras relaciones y la convivencia con la otra o el otro además de limitar el pleno ejercicio de los derechos humanos, cosas que son muy importantes para mantenernos más seguros

¿Has utilizado alguna de estas frases en alguna ocasión?, ¿crees que alguna vez has discriminado? ¡Queremos saber qué piensas!, déjanos tus comentarios en nuestras redes sociales.

Last modified: noviembre 12, 2019