HISTORIAS COTIDIANAS

Vive más Seguro

A la vista de todos Mayra, de doce años, pasa mucho rato en su cuarto, sobre todo en la tablet que le dieron en el colegio...

Vive más Seguro

Crecí en un ambiente en el que las cosas eran blanco y negro: había mujeres y hombres, rosa y azul, princesas y guerreros...

Vive más Seguro

Yo sí soy de esas chavas a las que les encanta la escuela, pero te voy a decir por qué, no sólo por lo que aprendo...

Vive más Seguro

Hoy regresamos a clases. Estaba emocionada porque volvimos al esquema presencial y porque tenía muchas ganas de empezar la prepa...

Vive más Seguro

— Nada, nada; no se diga más, tú eres mi ahijado y en consecuencia, Marcelita también…

Vive más Seguro

— Nada, nada; no se diga más, tú eres mi ahijado y en consecuencia, Marcelita también…

Vive más Seguro

Javier me gustaba desde que íbamos en la prepa. Se me hacía un chavo inteligente, guapo y muy generoso...

Vive más Seguro

Existen muchas formas de sacudir el mundo, por ejemplo, cuando nos avisaron de la pandemia y nos dijeron que todos debíamos encerrarnos y no ver a nadie...

Vive más Seguro

Este año he estado escribiendo artículos para el boletín escolar, la sección de la que me encargo, es la de “Seguridad en mi comunidad”...

Invisible

Invisible

A la vista de todos Mayra, de doce años, pasa mucho rato en su cuarto, sobre todo en la tablet que le dieron en el colegio…

Más allá del rosa y azul

Más allá del rosa y azul

Crecí en un ambiente en el que las cosas eran blanco y negro: había mujeres y hombres, rosa y azul, princesas y guerreros…

Mi escuela, un espacio seguro

Yo sí soy de esas chavas a las que les encanta la escuela, pero te voy a decir por qué, no sólo por lo que aprendo…

Esto también es nuevo para mi

Esto también es nuevo para mi

Hoy regresamos a clases. Estaba emocionada porque volvimos al esquema presencial y porque tenía muchas ganas de empezar la prepa…

Un puñado de centenarios

Un puñado de centenarios

— Nada, nada; no se diga más, tú eres mi ahijado y en consecuencia, Marcelita también…

La oportunidad

La oportunidad

— Nada, nada; no se diga más, tú eres mi ahijado y en consecuencia, Marcelita también…